El tiempo - Tutiempo.net
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos

LO QUE DEJÓ LA SEMANA: SIGA, SIGA EL CORSO Y GESTOS PARA IMITAR

Finalizó otra semana de un tiempo caracterizado por los enfrentamientos, las discusiones feroces, de crispaciones, de falta de un dialogo reparador y superador, de vías alternativas que permitan alcanzar nuevos consensos. Las palabras consensos y acuerdos en un país normal no deben interpretarse en absoluto como malas palabras.

Solo citar un ejemplo. Desde esta columna, veníamos advirtiendo desde semanas atrás, que el ciclo educativo para este año corría el serio peligro de no iniciarse normalmente. Efectivamente y penosamente ello volvió a suceder. Este lunes comienzan las clases, pero con los maestros en las calles y no en las aulas como debe ser. Una película ya conocida, de un guion que parece no tener final. Verdaderamente penoso, porque los perjudicados son siempre los mismos: los alumnos que no tienen clases. Una verdadera pena.

Siga, siga el corso. Quiero detenerme en este evento tan popular y profundamente arraigado en la cultura de nuestras comunidades. Los corsos, el carnaval, son un sentimiento, una pasión, que llega a lo más profundo de nuestro acervo cultural.

Vía Libre les brindó una profusa difusión a los corsos. Se pudieron escuchar y leer expresiones descalificadoras para los mismos. Absolutamente respetables, aunque se puedan no compartir y hacia allí vamos.

Las comparsas, luego de un breve y más que merecido intervalo, retoman sus actividades que extienden durante todo el año hasta los próximos corsos. Los moviliza la ilusión, la esperanza, la creatividad, la expresión, el compartir momentos y propósitos.

Una comparsa transmite muchos valores que debemos destacar y es saludable que sepamos alentar, partiendo de las bases que surge de su propia determinación y financiamiento, no piden dinero para ello. Más allá de algún aporte que logran gestionar, se encargan de conseguir sus propios recursos, a través de eventos de recaudación, que financian su puesta en escena en el corsódromo. En el país de las grietas y los enfrentamientos permanentes, ver a casi 200 familias tirando del mismo carro, movilizados por un mismo ideal, es realmente para ponderar y destacar, verdaderamente conmovedor.

El carnaval transmite alegría, que es también un valor a preservar. Una comparsa es mucho de originalidad, de creatividad, es amalgamar voluntades individuales en una única expresión.

El desafío de cada nuevo año es ser mejores y por lo tanto cultivan el valor de la superación. Es una manifiesta expresión social y no de aportes individuales inconexos. Ahora viene también una pregunta: ¿Qué pasaría con tantos jóvenes de nuestra comunidad, si no utilizarían si tiempo de esparcimiento en acciones de estas características? Es cierto, no es la única forma de utilizar el tiempo libre, pero muchas veces su uso indebido lleva a males sociales que luego lamentamos.

Esta es una actividad, por todo lo dicho, más que sana y absolutamente recomendable.

Ver la inmensa satisfacción, dibujada en su rostro de entera alegría por parte de la HACEDORA DE PIRAY y sus integrantes es una muestra de toda la pasión y el amor que le dispensan. ¡Felicitaciones! Como todo acontecimiento masivo y popular, siempre hay tela para cortar y cosas por corregir, pero lo realmente importante, los corsos deben seguir.

Gestos para imitar. Como lo apuntamos en el inicio de esta editorial, son tiempos de confrontación y también marcado por las mezquindades. Por ello, corresponde destacar la actitud del gobernador Maximiliano Pullaro.

Suscribió un convenio internacional en la embajada de Francia para un crédito de 65 millones de euros, que serán destinados a obras para la preservación del medio ambiente santafesino.

Hasta allí nada especial, lo realmente significativo fue que invitó a la firma de este empréstito, a su antecesor en el cargo y al entonces ministro coordinador: Omar Perotti y Marcos Corach, respectivamente, ambos diputados provinciales en estos momentos.

Las gestiones para la obtención de este financiamiento comenzaron durante la gobernación del justicialista. Luego de su resistencia inicial, casi de manual, Pullaro se allanó a estudiar el tema, se le introdujeron modificaciones (algo lógico también) y finalmente la legislatura casi por unanimidad aprobó este endeudamiento internacional. Así se construye en positivo, no puede ser que cada nueva gestión signifique volver a empezar de cero, no se trata de gobernar a los banquinazos.

Pullaro y Perotti (el primero hizo bien en invitarlo y el segundo en aceptar el convite) muestran que, en Santa Fe, contrariamente a lo que sucede en el orden nacional, impera un sentido elemental de continuidad institucional. En otros países, la mayoría del mundo libre y desarrollado, esto ya es una asignatura que se da por descontada, lamentablemente en esta bendita argentina es todavía una materia pendiente, fuente y razón que explica gran parte de los males argentinos.

Concluyo con una acción alentadora. Por iniciativa de cuatro empresas de la ciudad (Elías Yapur, Remax, Domitec y Daniel Pighin) el ultimo miércoles me tocó moderar la disertación del economista y empresario Pyme Gustavo Lazzari. Lo importante, todo lo recaudado fue destinado al banco de alimentos en formación. Lo destacable, el teatro español logró llenarse y especialmente por gente joven, ávidos por saber a dónde va Argentina como país. Con este grado de compromiso, me ilusiono, tenemos futuro.

Les deseo una muy buena semana.

Lic. José Carlos Odasso

Compartir esto:

Te puede interesar Más del autor

Tel: (3482) 573333 / 437800| [email protected]| Patricio Diez 374, Reconquista