El tiempo - Tutiempo.net
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos

LO QUE DEJÓ LA SEMANA: ¿PORQUÉ UN ACUSADO DE ABUSO SEXUAL ESTÁ LIBRE?

No quería dejar de cumplir con mi obligación profesional. Los compromisos se asumen para cumplirlos. El tema elegido lo fui reflexionando, tan pronto tomé conocimiento de lo sucedido.

Se trata del caso Jorge Marcelo Merello sobre abuso sexual. La audiencia se desarrolló este ultimo miércoles. El acusado estuvo en prisión preventiva por diez meses. La parte acusatoria estuvo a cargo de la Fiscal Georgina Diez, si bien vale aclarar, está efectuando una suerte de subrogancia en este caso y muchos otros casos más, tras la reciente suspensión del Fiscal Aldo Gerosa. La defensa de Merello es ejercida por los Dres. Ricardo Degoumois padre e hijo.

El Juez de la causa es el Dr. Santiago Banegas, un joven magistrado al que siempre calificamos satisfactoriamente por las determinaciones adoptadas, siempre sujetas a derecho, aunque no fuesen fáciles de adoptar. El caso Merello es una más, que se inscribe en esa misma dirección. Tan es así, que al momento de leer su sentencia, el Juez resuelve una verdadera excepción, explicarle a la denunciante porqué adoptaba esa determinación, antes de leer los fundamentos técnicos que es lo que habitualmente se hace.

“Lo que está pasando señora -le dijo el Juez Banegas a la denunciante- es que el Ministerio Público de la Acusación tiene un gran poder, pero no tiene una gran responsabilidad. El Juez eximió a la Dra. Diaz, para quién tuvo excelentes apreciaciones y denunció: lo digo como institución en general”.

El Dr. Banegas explicó su acusación y dijo que no tiene responsabilidad el ministerio que nuclea a los fiscales, aludió a una responsabilidad pública, a una cuestión mediática y del escrache que sufren todos los jueces de la provincia. El juez fue muy claro y ejemplificó: “Si cuando este señor recupere la libertad le pasa algo a usted -en alusión a Merello, el acusado- el Ministerio de la Acusación sabe que no va a pasar nada y que la culpa va a ser de Banegas por darle la libertad, los escraches serán contra Banegas, las protestas serán contra Banegas, las protestas son sobre los jueces que absuelven a imputados, en juicios donde el MPA -los fiscales- preparan deficientemente las acusaciones.

Un caso revelador. ¿De quién es la responsabilidad, de los fiscales o de los jueces? Esta es al menos una parte de la historia. El juez, con absoluta contundencia, sin pelos en la lengua decía mi abuela, califica a la acción de los fiscales, de “deficiente forma de actuar”. “Yo no puedo, la constitución, los tratados internacionales y las leyes me lo prohíben, no puedo resolver para resguardarme a mí”.

“En 10 meses, el Ministerio Público de la Acusación (en ese caso Gerosa), no hizo absolutamente nada, no es culpa de la Dra. Diaz (la eximió). Yo no puedo tener guardada a una persona por más de 10 meses por nada, y aun a riesgo de poner en juego mi propia función por si llegase hipotéticamente a suceder algo a usted, señora”. Banegas aseveró que a este ministerio le conviene que la gente no entienda nada, y ante un hecho no deseado, el que recibirá todos los escraches será el juez.

“Le pido perdón a usted señora, que esta persona haya estado en prisión 10 meses no significa que se haga justicia, lo correcto es que esta persona vaya a un juicio y si se comprueban los hechos asquerosos que se le imputan, que vaya preso”, argumentó el magistrado.

Santiago Banegas dijo que justicia no es tener a una persona guardada durante un tiempo, sin que se pruebe nada, ni se haga nada para poder probarlo. No es justicia tener presa a una persona para nada. “No solo que no es justicia, sino que es una gran injusticia hacer eso”, concluyó el juez en su argumentación.

Este hecho es muy revelador de lo que venimos expresando y en gran medida explica porqué muchos presuntos delincuentes hoy siguen en libertad. Los fiscales deben de colectar las pruebas necesarias para que sus imputaciones puedan ser sostenidas. El caso del Fiscal Gerosa es emblemático. Dijo que la banda de Gareca Bernardi era la asociación ilícita más grande de la historia en la zona y resultaron todos en libertad. Todo esto debe ser un fuerte llamado de reflexión para los fiscales, la sociedad corre el riesgo que haya personas en libertad, no porque no hayan cometido delitos, sino porque las pruebas colectadas resultan absolutamente insuficientes, como lo explica este juez. Sucede que hay jueces provinciales también que, ante el temor a un escrache o sanción, se suben al primer colectivo que los deja bien.

Un tema para seguir reflexionando. Será Justicia.

Les deseo una muy buena semana.

Lic. José Carlos Odasso

Compartir esto:

Te puede interesar Más del autor

Tel: (3482) 573333 / 437800| [email protected]| Patricio Diez 374, Reconquista