El tiempo - Tutiempo.net
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos

Lo que dejó la semana: Iglesia y Política

Esta semana estuvo evidentemente muy supeditada y con la mirada puesta en lo que sucedía en la Cámara de Senadores del Congreso de la Nación. Allí debía tratarse, como efectivamente sucedió, el proyecto de Ley Bases, que enviara por segunda vez el gobierno de Javier Milei al parlamento, luego de la fallida incursión de enero, donde terminó retirando la primera iniciativa, a pesar de ser aprobada en general por diputados.

No es motivo de este editorial profundizar sobre este proyecto de Ley. El propósito es compartir miradas divergentes sobre la presencia de un sacerdote, el presbítero Jorge “Pepi” Duarte Paz en la manifestación realizada en Reconquista, ese mismo miércoles cuando se trataba el proyecto en la cámara alta, de rechazo a la propuesta del gobierno bajo la consigna “la patria no se vende”. Primera pregunta: ¿esta ley significa vender la patria? Reflexionemos y preguntémonos si esto efectivamente es así. Efectivamente, para quienes tienen un sesgo ideológico marcadamente extremista -los que miran debajo del agua- puede que sea así y es respetable. Todas las opiniones deben ser respetadas, aunque obviamente no necesariamente compartidas.

¿Qué pasó con el Padre Pepi? Entre el puñado de manifestantes que fueron invitados a expresarse estuvo Duarte Paz. Fue presentado en representación de la iglesia católica. Segunda consulta: ¿Quién le otorgó a Pepi esta representación? Esa fue la consulta de Aurora en Vía Libre Radio. La oyente dijo no sentirse representada por el sacerdote y que esta es la causa por la cual los templos están cada vez más vacíos. La expresión de este sentimiento originó una catarata de comentarios, hay que decirlo, la mayoría compartiendo lo expresado. Te digo Aurora que a mí tampoco me presenta esta actitud del sacerdote. Los templos a medio ocupar seria motivo de un análisis más profundo.

¿Qué dijo el Padre Pepi? Manifestó adherir a cada una de las expresiones de quienes lo antecedieron en la palabra. Lo más fuerte de su alocución sucedió cuando llamó a una desobediencia civil al subrayar: “Cuando una ley es injusta, tenemos el derecho a no respetarla”. Tercera consulta: ¿será tan así como dijo “Pepi”, puedo no respetar una ley al catalogarla de injusta? Acaso este designio no está en contraposición con el respeto a la constitución y sus leyes. Y viene una cuarta consulta para el sacerdote devenido en activista ¿No será que muchos de los males que nos aquejan como país, como argentinos, tienen sus causas en la falta de respeto a nuestra carta magna y a las leyes que de ella proceden? Quinta: ¿los países que mayor estado de bienestar ostentan, donde la mayoría de los derechos ciudadanos son efectivamente respetados, se permiten transgredir una ley bajo el argumento de decir que es injusta?

Bajo esa mirada, se puede justificar, por ejemplo, la barbarie sucedida mientras se trataba la ley en las adyacencias del congreso. No fue una manifestación más, ni siquiera una manifestación, fue un claro acto de delincuencia, que bajo ningún precepto, incluso bíblico, se puede admitir.

¿Qué más dijo el Padre Pepi allí? “La única Ley es el amor al otro”. Sexta ¿Alguien puede contradecir que el amor es la base de toda la sociedad? Seguramente nadie en su sano juicio podría contradecir esta aseveración. Séptima: ¿pero además de estar movidos por el amor al prójimo, un país no requiere un marco normativo, para que a su vez no impere la ley de la Selva. “Amar al prójimo como a mi mismo”, te confieso Pepi, es uno de los grandes motivos por los que abracé tu misma religión, aunque obviamente sin ni siquiera empezar ninguno de todos los estudios de teológica que realizaste. Lo mío es mucho más pequeñito: el amor es la base de todos los demás valores, si amamos al prójimo como a nosotros mismos, viviremos en un mundo más justo y más humano. Pero convengamos, no alcanza con predicarlo, hay que practicarlo, por aquello que dice: “del dicho al hecho, hay un largo trecho”.

Pepi llamó también a “seguir luchando, para que la dignidad no sea pisoteada, aquí ni en ningún lugar”. Excelente, quien puede defender la indignidad. Séptima: ¿porqué lamentable y penosamente muchos argentinos viven en condiciones infrahumanas y porqué no se te escuchó decir nada al respecto? Nótese, digo condiciones infrahumanas y no indignas, porque aquel que vive en la pobreza o directamente en la indigencia, no por ello es más o menos digno que el adinerado.

La pobreza o indigencia en la Argentina no la creó Milei, sin por ello pretender ejercer ninguna defensa al presidente que los argentinos eligieron democráticamente en noviembre pasado y que gobierna hace exactamente 6 meses, sólo 6 meses.

Pepi, algunas consideraciones finales. ¿No te escuché alzar la voz durante estos últimos   20 años? ¿Acaso pensás que vivimos y gozamos de “La década ganada”, como algunos sostuvieron? ¿Te parece que fue digno todo esto? ¿Porqué no llamaste a ninguna manifestación o rebelión? ¿Que Milei sea presidente no te parece que tiene su razón de ser en la defección de quienes lo antecedieron en el poder?

Esta misma semana que pasó, en una misa en Constitución, celebrada por el Nº2 del arzobispado de Buenos Aires, militantes peronistas vociferaron cánticos contrarios a Milei. Fue una replica a lo que sucedió días atrás en una iglesia de San Cristóbal. Sabés una cosa Pepi, Monseñor Gustavo Carrara salió a pedir disculpas. ¿No se te ocurrió tomar la misma actitud y pedir disculpas a los fieles que se vieron ofendidos por tu decisión? La verdad tu actitud no me representa. La historia es muy rica en muchísimos  sacrilegios cometidos en nombre de Dios, pero mi fe seguirá intacta, es más, me fortalece.

Les deseo una feliz semana.

Lic. José Carlos Odasso

EL VIDEO DE LOS CANTOS EN CONTRA DEL PRESIDENTE DE LA NACIÓN:

 

Compartir esto:

Te puede interesar Más del autor

Tel: (3482) 573333 / 437800| [email protected]| Patricio Diez 374, Reconquista