El tiempo - Tutiempo.net
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos

LO QUE DEJÓ LA SEMANA: EL VALE TODO

Finalizamos una semana extra corta, por el fin de semana largo, pero si bien fueron únicamente tres los días hábiles, resultaron suficientemente pródigos en hechos que bien merecerían ser abordados en esta columna, sumado a que en los tiempos que corren, los políticos y la política no se toman descanso. Excepto el Presidente, que se dio el tiempo para disfrutar del encanto de Chapadmalal, guitarra en mano y cuando la Plaza de Mayo se mostraba repleta por la celebración de los 20 años de la llegada de Néstor al poder.

Sería un motivo de todo un artículo, lo que generó para el país la llegada de los K al gobierno. Está claro que marcaron una impronta, algunos aplauden y otros tantos son críticos por igual. Más allá de la grieta, lo cierto es que los números son inapelables y tienen que ver con la pobreza, la indigencia, el trabajo formal, la inflación, el poder adquisitivo de los salarios, etc.

Muchos dirán también, al final Alberto tenía razón. Si bien no fue invitado a la histórica Plaza de Mayo, lo cierto es que esta vez Cristina -su más implacable enemiga- no sacó ningún conejo de la galera. No hubo candidato elegido, como fue hace 4 años, con el propio caso de Alberto. El libreto fue repetitivo y no hubo mayores sorpresas. “Es que Cristina ya no posee la capacidad de sorprender a propios y extraños? ¿Será que es tan tiempista, para pensar que todavía no es el momento? No obstante, el tiempo se acorta y muchas veces resulta implacable.

La agenda de la gente no es la de los políticos. Esto lo compartimos durante la semana con el colega Carlos Campolongo. Se muestran enfocados y enfrascados en las peleas internas para definir candidatos, cuando el hombre y la mujer de a pie ve con angustia como el salario se achica cada vez más, por los efectos desbastadores de una inflación que todavía parece no encontrar techo. La inseguridad y el aumento incesante de precios están a la cabeza de las preocupaciones de la sociedad. El gobierno y la oposición tienen otras urgencias y necesidades, esto explica el efecto bronca que cada vez suma más adherentes

El sol no se tapa con las manos. Entre tantas pálidas, el gobierno está ungido en comunicar algunas buenas noticias. Eso es lógico y más que comprensible, en la medida que para satisfacer esa necesidad no vulnere la verdad y mucho menos cuando para hacerlo sean los jubilados y pensionados nacionales, uno de los sectores más afectados por la inflación. Ya lo decía el General: “la única verdad es la realidad”, pero algunos pretenden ignorarlo o contrariarlo.

Días atrás, desde la ANSES se informó que el haber jubilatorio pasará a tener desde junio, un aumento del 20%. Hasta allí nada para celebrar, es lo que está establecido por la Ley de Movilidad; o sea, lo único que se hace es cumplir con la normativa en vigencia. También se confirmó un bono extra de 15, 17 y 20 mil pesos, para los meses de junio, julio y agosto, para aquellos que perciban menos de dos haberes mínimos ($84.512 por dos). En suma, gran parte de los pasivos nacionales. Obviamente, en junio se abona el medio aguinaldo y esto no es tampoco un logro o hallazgo de este gobierno.

La ANSES salió a afirmar, como si hubieran ganado la tercera guerra mundial (¿será a la inflación?) que por primera vez la jubilación le ganará al aumento de precios.

Mi primera sensación fue de alegría, al fin y al cabo, alguien que le gana a esta carrera descontrolada. Luego, más reflexivo, me puse a pensar y releer. Claro, suman el haber mínimo de $ 70.938, más el aguinaldo otros $ 35.469, y $ 15.000 del bono. La suma total es $ 123.407, y con bombos y platillos salieron a decir que la jubilación en junio será un 7% más que la inflación. Claro, en julio no se cobrará ya aguinaldo ninguno, y entonces la realidad volverá a pegar duro.

Un absurdo. Para ser muy claros, una tomada de pelos a los que peor la están pasando, son ellos, nuestros padres y abuelos. Son ellos y ellas, a los que le mienten a rabiar y ni siquiera se ruborizan. El calificativo se lo ponen ustedes.

El PAMI es otra fiesta. Muchos de ustedes recordarán lo que la obra social de los jubilados y pensionados nacionales destinó para cotillón durante el último mundial. Luana Volnovich, la directora del organismo de apellido difícil, se defendió diciendo acaso ellos no tienen derecho a celebrar. Si, Luana es la misma que cuando mandaba a los abuelos a disfrutar de las playas y sierras argentinas, ella vacacionaba con su pareja, también funcionario del PAMI, en las playas del Caribe.

Pero más allá de esto, lo que realmente duele y en serio, es que cuando el PAMI tiene plata para cotillón, no tiene dinero para los pacientes oncológicos afiliados a la obra social nacional de la zona, porque directamente no tiene convenios con los prestadores privados; y lo más grave, tampoco con el hospital. “No tenemos cápita con el PAMI para estos enfermos”, es la explicación que se brinda ante la falta de atención. ¿Quién se llevó y beneficia con esa cápita? Será motivo de otro editorial.

Lo que ahora importa, es pensar en aquella persona que le detectan un cáncer y que en la zona, no lo podrán atender. Para ser tratado, deberá viajar todas las veces que sea necesario a Santa Fe. ¿Cuánto interesa a estos funcionarios el dolor y los padecimientos ajenos? Lo que mayor repudio genera es que se lavan la boca diciendo que defienden al afiliado, cuando la realidad es otra. Somos el país del revés, con muy poco para celebrar, y mucho para reveer y cambiar.

Les deseo una buena semana.

Lic. José Carlos Odasso

Compartir esto:

Te puede interesar Más del autor

Tel: (3482) 573333 / 437800| [email protected]| Patricio Diez 374, Reconquista