El tiempo - Tutiempo.net
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos

EL CRIMEN DE ROCÍO: TODO MAL

Finalizamos una semana intensa. En primer lugar, corresponde ser agradecidos. Mil gracias por todas las salutaciones recibidas, con motivo de celebrase el Día del Periodista. En nombre de todo el equipo, mil gracias por tantas muestras de afecto y expresiones de cariño, son verdaderamente motivacionales y al mismo tiempo una fuente de compromiso hacia adelante.

El caso Rocío Magalí Vera. Fue un hecho aberrante, brutal, inexplicable, donde cuesta creer que personas con capacidad de razonamiento pueden actuar como bestias. Primero se denunció la desaparición de esta infortunada adolescente de 14 años y luego fue localizada ya sin vida en un sitio baldío, muy cercano a un inmueble abandonado y utilizado de refugio por algunos sujetos, entre ellos los acusados. Estamos a días de que se cumplan 3 años, de aquel fatídico 13 de julio de 2020.

Rocío estaba embarazada, por lo tanto en realidad fueron dos las víctimas de esta tragedia y lo más grave: los responsables de acabar con la vida de esta joven se los consideró autores materiales de los delitos de abuso sexual con acceso carnal, cometido por dos o más personas, más el delito de homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía, por ocultar otro delito, mediar violencia de género, y por la intervención de menores. El adjetivo calificativo para tanto despropósito se lo otorgo a usted amigo lector. Es que, seguramente no será fácil, a pesar de lo muy rico de nuestro idioma, encontrar una palabra que califique tanta barbarie.

Nunca más una Rocío Vera. No hay que pertenecer a una organización para encontrar un deseo casi unánime. Nunca más un caso tan cruel y absurdo. La pregunta surge también natural: ¿porqué suceden estos hechos? ¿qué falla o en qué fallamos? Es atinado realizarnos estos interrogantes, es la mejor forma de encontrar respuestas para establecer estrategias de abordaje y evitar que esto se replique en otras Rocío.

Entendemos y acompañamos permanentemente en el dolor a toda la familia de la víctima. Lo hicimos en aquel y tantas veces como se nos solicitó el acompañamiento. “Nos sentimos solas”, dijo Nilda, la mamá de Rocío, en una de las entrevistas realizadas durante este juicio.

Un testimonio conmovedor y revelador. Fue el que brindó a Vía Libre una maestra de Rocío, cuando ella era niña y esta docente se encontró con ella. Realmente fue una declaración aleccionadora, de una cadena importante de sucesos que explican este desenlace final tan aciago.

La familia ausente. Les aconsejo escuchar o volver a leer esta entrevista. Esta maestra describe que el principio de este crimen es producto de una familia ausente. Rocío vivía un tiempo con su madre, en otro momento con su padre, pero en todas las situaciones en un absoluto estado de vulnerabilidad que le fue muy fácil advertirlo cuando debió ser su docente. Aquí, ante casos que guardan cierta similitud, nos preguntamos: ¿y la familia donde está? No está, o está ausente. Pensemos, 14 años, embarazada, una adolescente sola, a disposición de unas bestias, que seguramente estaban también siendo víctimas del flagelo de las drogas.

Falló todo el protocolo de prevención socio educativo y de niñez y adolescencia. El estado tiene muchos estamentos para ocuparse de situaciones como las de Rocío, tantos que ninguno termina asumiendo la responsabilidad. La maestra fue muy contundente y explicó todo lo que hizo por Rocío sin conseguir nunca resultados satisfactorios. Lo único que logramos fue que sacaran a la niña de la escuela, que vivía a solo 100 metros, la llevaran a vivir con su padre y la nueva escuela pasó a estar a un kilómetro.

La justicia se sumó, como no podría ser de otra manera, a este monumento de fallas, todo mal. La parte acusatoria entendió desde un principio, que los responsables de terminar con la vida de esta adolescente eran cuatro mayores y dos menores. La madre de Rocío tampoco dudó, está convencida que estos cuatro llevados a juicio son en verdad los que terminaron con la vida de su hija y pide que “se pudran en la cárcel”.

El Tribunal Pluripersonal dio su sentencia, faltan ahora los fundamentos del fallo. Pascual Eduardo Fagundes de 24 años y Leonardo Gastón Godoy fueron condenados a cadena perpetua. Lo llamativo para propios y extraños es que Juan Daniel Godoy de 32 años y Brian Carlos Altamirano de 23 resultaron absueltos de culpa y cargo, por lo que se dispuso la inmediata libertad para ambos.

Hay algo que no está bien. Si el fallo del tribunal es correcto, resulta entonces que dos inocentes estuvieron privados de su libertad por casi tres años. ¿Quién repara tanto daño, de virlarle  a una persona el derecho más esencial que lo constituye la libertad?

Si la imputación de la parte acusatoria es la correcta, significa que dos asesinos, luego de haber abusado y violado a una menor, están sueltos. ¿Quién tendrá la razón? Algo es obvio, la justicia también falló y no necesariamente por la sentencia.

Solo un deseo final, que la muerte de Rocío Magalí Vera no haya sido en vano. Es de desear que su asesinato sirva para adoptar las medidas preventivas que permitan evitar otros casos similares. Entonces sí, podremos recién decir: Nunca Más !!!

Les deseo una buena semana.

Lic. José Carlos Odasso

Compartir esto:

Te puede interesar Más del autor

Tel: (3482) 573333 / 437800| [email protected]| Patricio Diez 374, Reconquista