El tiempo - Tutiempo.net
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos
Oficial: Compra: $/Venta: $
Blue: Compra: $/Venta: $
Contado con Liqui: Compra: $/Venta: $
MEP: Compra: $/Venta: $
Riesgo País: puntos

CARTA ABIERTA DE JOSÉ ODASSO A LISANDRO PIETROPAOLO: “ASÍ NO, LISANDRO”

La semana que concluyó permitió conocer la tramitación judicial del Ing. Lisandro Pietropaolo por la cual demanda a la Administración Nacional de la Seguridad Social – ANSES – y solicita la reincorporación y/o reinstalación a dicho organismo. En el requerimiento, solicita la asignación de tareas acorde a la categoría 24, desde el 1 de febrero de 2020, sin afectación de sus haberes -muy a pesar de no haber trabajado y ocupar una de las asesorías de la concejal Capparelli- respetando la continuidad de su antigüedad, más el pago de los haberes adeudados y salarios caídos, más el deposito de aportes y contribuciones de la obra social.

Mientras se sustancia la cuestión de fondo de su demanda, Lisandro interpuso lo que se llama jurídicamente una medida cautelar, en la practica pide que se deje sin efecto su desafectación al cargo, hasta que se resuelve el fondo del planteo, que se sabe puede llevar varios años hasta alcanzar una sentencia definitiva. De contar con un fallo afirmativo, todo ese tiempo lo aguardaría como personal de la ANSES.

Por ser una demanda a un organismo nacional, la competencia corresponde al Juzgado Federal de Reconquista. Y así fue, el Dr. Aldo Alurralde se declaró competente aunque, para los intereses de Pietropaolo, no hizo lugar a la medida cautelar solicitada. Lisandro apeló el fallo de primera instancia ante la Cámara Federal de Resistencia que resolvió “hacer lugar al recurso de apelación interpuesto por la parte actora … “

Corresponde decir que la abogada patrocinante de Pietropaolo no instó a la acción, como corresponde en este tipo de casos, por lo tanto, lo dictaminado por la Cámara está todavía en suspenso.

Desde la producción de Vía Libre, quisimos entrevistar a Lisandro, pero se excusó, agradeciendo siempre el respeto y el trato que el programa tuvo para su persona y su accionar como funcionario. Es que siempre lo destacamos como un funcionario comprometido con la responsabilidad asumida. Nada que objetar en cuanto a ello. Señaló como justificación para su negativa, el tratamiento de otros medios que le originaron problemas en su familia y en el sector político al que pertenece o pertenecía.

Un grupo de militancia de Lisandro justificaron su conducta diciendo que: “todos los jefes de la ANSES ingresaron a dedo, por militancia o afinidad política. Absolutamente cierto, el no fue la excepción. Más adelante agregan: “todos los que ingresaron de esa manera, al cambiar el signo político, siguieron prestando funciones. El cambio de gobierno suponía que lo sacaban de la jefatura, pero lo acomodaban en otra sección y seguía en planta”. Este es el punto, venían para ser distintos, para ser diferentes, para gobernar desde la ética y Lisandro termina siendo uno más del montón. Lo digo con dolor, porque lo conozco y pensé efectivamente que era alguien nuevo en la política y efectivamente iba a ser diferente. Es lo que justifica mi decepción.

Más allá de los tecnicismos legales, es muy probable que la solicitud de Lisandro sea legal. Es más, ya hay varios casos en que la justicia se expidió conforme a su solicitud. Si este planteo es o no legal -no es mi competencia y acostumbro a no hablar de lo que ignoro-. Hablo como un ciudadano más y me expreso desde la legitimidad y la ética. Allí si no dudo un instante, el que ingresa por una cuestión política se debe ir, sin que nadie se lo pida, el mismo día en que ese gobierno termina su mandato. Lisandro, si todos efectivamente siguen tu conducta, el estado se llenará de agentes, ingresados no necesariamente por sus capacidades, sino por haber militado en un partido político. ¿Quién paga ese frondoso festival, absolutamente discrecional? Ya no importará el mérito, solo la pertenencia política. Lo bueno, ignoro si fue decisión propia o una solicitud, lo cierto es que ya no sos asesor de Capparelli en el Concejo, luego de conocida esta actuación judicial. Al fin, algo de decencia política de la que estamos huérfanos.

Es necesario, en estos tiempos tan especiales, que la política vuelva a ser un acto de generosidad, de grandeza, de competencias, una herramienta transformadora de realidades; pero en tu caso, y en miles y miles de casos, no es así. La diferencia es que venían para ser diferentes. Si estoy equivocado, quiero que sepas que lo hago con honestidad y desde mis más firmes convicciones democráticas.

Hasta la próxima.

Lic. José Carlos Odasso

Compartir esto:

Te puede interesar Más del autor

Tel: (3482) 573333 / 437800| [email protected]| Patricio Diez 374, Reconquista